PNV-57E (ПНВ-57E), las gafas de visión nocturna del tanquista ruso   5 comments

A todo el mundo le gustan las gafas de visión nocturna. Quizás nunca lo hayas pensado, pero si lo haces seguro que te gustaría probar unas.

nvg splinter cell

Fuck yeah

Hoy día se pueden encontrar bastantes modelos de uso civil a precios relativamente asequibles y que sirven perfectamente para propósitos de curiosidad, diversión, y también quizás para algunos otros menos inocentes ;-)

Claro que, como coleccionista, un visor nocturno moderno de consumo no es lo suficientemente cacharro y no proporciona esos puntos de satisfacción extra que da el usar equipamiento militar viejuno como el utilizado en situaciones históricas reales.

Aquí sin embargo el poder fliparse uno como si fuese un curtido comando infiltrado tras las líneas enemigas puede salir por un ojo de la cara, un riñón y parte del otro. Para conseguir un equipo profesional de 3ª generación (más sobre esto de las generaciones después) estamos hablando de unos 1.500€… solamente para empezar, pudiendo llegar hasta más de 10.000€ si nos lo pide el cuerpo (¡y el bolsillo!). Lo que se dice un capricho.

Afortunadamente, y como no podía ser de otro modo en este blog, vienen los rusos al rescate con su ingente arsenal de excedentes militares procedentes de la época soviética :-)

PNV-57E: visión nocturna tras el telón de acero.

A día de hoy el binocular PNV-57E es probablemente el equipo de visión nocturna más asequible para el aficionado no demasiado exigente, con un nivel de visibilidad suficiente para usos lúdicos (por ejemplo, airsoft). Siendo un visor de 1ª generación no es demasiado caro. Y siendo a la vez equipo de categoría militar, su rendimiento sobrepasa al ofrecido habitualmente por la mayoría de aparatos de la misma generación.

¡Ah! Y sin olvidar su interés para el coleccionismo, ya que este es el equipamiento de visión nocturna que portaban los tanquistas y pilotos de helicópteros rusos allá por la época de la guerra de Afganistán, y anteriormente.

“La vigilancia de fronteras y de amplias zonas de territorio se mantuvo como una importante tarea para los Mi-8 durante la guerra. Los helicópteros, sobrevolando en círculos continuamente, disuadían a los terroristas de lanzar ataques repentinos contra aeródromos, guarniciones y áreas pobladas. Durante las incursiones nocturnas en Afganistan las tripulaciones de los Mi-8 probaron el uso de dispositivos de visión nocturna – los binoculares PNV-57E por primera vez – con buenos resultados.”

Set PNV-57E en caja

Set PNV-57E en su caja

Casco acolchado y binoculares PNV-57E

Conjunto de casco de tanquista acolchado con PNV-57E acoplado

El visor en sí consta de unos binoculares parecidos a prismáticos normales, y de una caja metálica conectada a ellos por un cable grueso y que se suele confundir con una batería, pero que en realidad es la fuente de alimentación o transformador eléctrico. Está pensado para ir sujeto al casco acolchado flexible de tela usado por los tanquistas del Ejército Rojo y por muchos otros ejércitos pertenecientes al bloque comunista (que por sí solo ya es digno de incluirse en cualquier colección de objetos militares rusos). Una montura metálica se sujeta al casco y sirve de soporte tanto para los binoculares, en la parte delantera, como para el transformador, que queda en la parte posterior de la cabeza y sirve a la vez de contrapeso. El conjunto es un tanto aparatoso y no muy ligero; pero tampoco es excesivamente molesto llevarlo puesto.

Articulación del binocular

Articulación del binocular

Los binoculares se unen al soporte mediante una serie de articulaciones metálicas que permiten hacer el mejor ajuste de altura y distancia y colocar los binoculares justo delante de nuestros ojos. Y también, levantar completamente los mismos y que no molesten si no queremos usarlos en un momento dado. También es posible variar el ángulo de apertura entre ambos tubos del binocular y adaptarlo a la distancia entre los ojos.

Esquema PNV-57E

Prêt-à-porter

Los dos oculares poseen un anillo de corrección dióptrica independiente con el que adaptar la visión a las condiciones de cada ojo y mejorar el enfoque de la imagen, de -5 a +5 dioptrías. Salvo un defecto acusado en la visión, es posible por tanto utilizarlo sin gafas.

Y la pregunta del millón: ¿qué tal funciona entonces uno de estos? ¿se ve de verdad con él de noche? Bien, la respuesta es sí. En general, es perfectamente posible pasear de noche con ellas por el campo y zonas no pobladas, mientras tengamos luz de luna o de las estrellas. No obtenemos una visión ni claridad espectacular, pero podemos caminar tranquilamente sin tropezar con los árboles y se ven y se distinguen los objetos sin problema. Las fotos que muestro en esta entrada no hacen justicia a la calidad de visión que se obtiene.

Echando un vistazo por el visor

Echando un vistazo por el visor.

Y si no tienes claridad suficiente, siempre puedes usar luces infrarrojas con las que poder iluminar la escena. Los equipos de visión nocturna son sensibles a este tipo de luz, invisible para el ojo, lo que nos permite ver cosas curiosas como por ejemplo los destellos del mando a distancia (lo que no es demasiado interesante) o la malla de haces de luz IR que proyecta Kinect para ayudar a crear un modelo tridimensional del espacio (lo cual ya viene a molar bastante más :-) ). En la foto se ve mucho más difuminado que en realidad, en vivo los puntos son más definidos y se aprecian claramente los patrones proyectados por el aparato.

Así te ve la Kinect

Así te ve la Kinect.

Otra cosa que es posible ver con unas gafas NVG (abreviatura de Night Vision Goggles), y que a mi me parece muy curiosa e interesante, es cómo destellan las partículas radioactivas al pasar por un tubo Geiger-Müller como el del contador DP-5V del que he hablado en otras entradas, debido a la interacción con el gas de su interior. Es casi como si se pudiese ver la radioactividad. Desconozco la longitud de onda producida pero en todo caso, es detectada por el equipo y transformada en luz visible.

Es importante saber dos cosas acerca del uso práctico de este visor. La primera es que todo aquello que esté inmediatamente delante nuestro, como a metro y medio o dos metros, se ve desenfocado a través de los binoculares. Hay que recordar que el PNV-57E está pensado para uso en vehículos y, por alguna razón, es así. Esto puede ser un inconveniente en alguna circunstancia, como en espacios cerrados. Pero, es posible caminar con ellos puestos sin dificultad o, por ejemplo, no utilizarlos de forma continua si no solamente cuando se quiere echar un vistazo a algo, como si fuesen unos prismáticos.

La segunda es que presentan un cierto efecto ojo de pez, esto es, la imagen aparece distorsionada en los laterales del campo de visión. Al menos para mí, no supone demasiado problema y considero que tienen un ángulo de visión frontal suficiente para desenvolverse con ellas.

No he llegado a probarlo con muy escasa luminosidad, en noche cerrada de luna nueva o similar. En condiciones como esas posiblemente un aparato de primera generación como éste se quede un poco corto y necesitemos iluminación infrarroja adicional. Si lo que queremos es ver en casi completa oscuridad… hay que sacar la tarjeta a pasear y empezar a pensar en equipos de 2ª generación en adelante.

Cómo comprar uno.

Estos aparatos circulan con relativa frecuencia por Internet, ya sea en eBay, foros, o páginas especializadas en militaria y surplus. Pero no es fácil (al menos para un coleccionista amateur como yo) encontrar un kit que sea completo, esté en buen estado y a buen precio. En la mayoría de las ofertas que puedes encontrar no se incluye la caja metálica, muchas veces ni siquiera el casco de tela y eso cuando directamente no te encuentras con mods de todo tipo que alteran bastante el original. Pero es posible: yo tuve suerte y encontré mi kit a buen precio y más o menos completo; faltan algunos accesorios como los filtros IR, manuales, y destornilladores pero al menos viene con la maleta de transporte y algunas de las herramientas y piezas de repuesto.

Accesorios completos

Todos los accesorios.

Para conseguir un equipo como este, especialmente con todos los accesorios, la clave es tener paciencia, buscar en todos los lugares posibles y saber que el precio puede variar bastante de unas ofertas a otras (hablo de un rango de entre 100€ y 500€). Es importante además tener claro qué se quiere conseguir y cuánto se está dispuesto a gastar. Si vas a por el conjunto completo, con caja y accesorios como este, has de aprovechar cualquier oportunidad que encuentres y ser más liberal en cuanto al tope de gasto ;-) Lógicamente, si te vale con los binoculares y/o el casco es opcional hay más ofertas para conseguirlos a mejor precio.

Detalle del binocular

Detalle del binocular.

Otro consejo es hacer la búsqueda tanto por el nombre del modelo en alfabeto occidental (PNV-57E y también PNW-57E sobre todo en páginas alemanas y polacas), cirílico (ПНВ-57E), y también tienes posibilidades si buscas por la transliteración incorrecta del original ruso: NHB-57E. De hecho, así es como encontré finalmente el mío en eBay :-)

A tener también en cuenta que existe una versión anterior, bastante más común y barata, que se llama PNV-57 a secas o en ocasiones PNV-57A. Si bien pueden ser una pieza de coleccionismo interesante, parece ser que son mucho menos potentes que la versión E de la que estoy hablando, y no tienen uso práctico sin una fuente de iluminación infrarroja. Es fácil distinguirlos ya que en esta versión los binoculares son bastante más pequeños.

Haciéndolo funcionar.

Lo que afortunadamente no es difícil es hacerlo funcionar. El PNV-57E trabaja con una tensión de entrada de 12 o 24 voltios. Cualquier batería portátil recargable de 12 voltios que podemos encontrar en cualquier tienda de electricidad, electrónica o ferretería cercana nos sirve estupendamente. Además el consumo eléctrico de este aparato es bastante bajo, unos 300-350 mAh, así que la duración de la batería será más que suficiente para ese paseo nocturno por las afueras de tu ciudad. Si preferimos utilizar 24V, el equipo se adapta automáticamente a la tensión de entrada (ojo, esto no lo he probado). En varios sitios he leído que es posible incluso hacerlo funcionar con una pila de 9 voltios.

Conector de alimentación del PNV-57E

Conector de alimentación del PNV-57E

El único problema con el que nos podemos encontrar a la hora de conectar los binoculares a la batería es saber la polaridad. Del transformador sale un cable que termina en un conector cilíndrico con dos terminales metálicos semejantes a los de una toma de electricidad normal, pero con medidas diferentes: son más finos y están más juntos que en el enchufe de un electrodoméstico. El kit incluye también otro cable que, por un lado presenta dos conectores hembra donde enchufar el cable que sale del transformador; y por el otro lado, termina en otro conector que se parece bastante al que se inserta en el hueco del mechero de un coche normal. Solo que éste se enchufaría a una toma de un tanque soviético :-)

Prescindimos de este último cable y vamos a conectar directamente el PNV-57E a la batería a través de su cable de alimentación. Los dos pines del conector encajan muy bien con los conectores hembra MOLEX que alimentan los componentes de un PC como disqueteras, unidades de CD o discos duros IDE. Yo he sacado dos de estos cables (rojo y negro) de una faja sobrante. El problema es que no hay ninguna indicación en el aparato que nos indique qué pin es el positivo y cuál el negativo. Si no sabemos la polaridad correcta, ¡nos arriesgamos a quemar el transformador!

Batería recargable de 12 voltios 2.2 Ah

Batería recargable de 12 voltios 2.2 Ah con adaptador casero.

El método que usé para descubrirlo quizás no es el más adecuado pero resultó sin dañar el aparato. Es algo tan sencillo como tomar una pila de petaca de 4,5V y probar la polaridad con ella, ya que a priori, al ser un voltaje más reducido, el riesgo de estropear algo se reduce.

Cuando se conecta el transformador a la pila con la polaridad correcta, será perfectamente audible un zumbido agudo que sale del transformador. Cuando esté al revés, no se escucha nada. Solo es necesario hacer contacto durante un breve segundo para realizar esta prueba. Una vez detectada la polaridad correcta solo es cuestión de hacer una marca con un rotulador y tenerlo bien en cuenta cada vez que enchufemos la batería. No hay ningún interruptor de encendido o apagado, el equipo estará en funcionamiento siempre que esté conectado a la batería.

De todas formas sospecho que o bien el transformador del PNV-57E cuenta con un mecanismo de protección ante errores, o bien es capaz de funcionar con la polaridad invertida: el cable que se conecta a la toma del vehículo, y al que se enchufa el visor, carece de marca alguna que identifique los terminales, y es posible enchufarlo tanto en un sentido como en otro. ¡Dudo mucho que en un aparato con especificaciones militares como éste hubiesen cometido un error de diseño tal que permitiese fundirle los plomos tan fácilmente!

Transformador del PNV-57E

Transformador. Zumba cuando es feliz.

Un dato importante: ¡mucho ojo si se pretende manipular el transformador, los cables que van de éste a los binoculares, o en general cualquier componente interno! La tensión de salida es de 19,5 kilovoltios así que con paciencia, cuidado y siempre desconectado de la batería o fuente de alimentación que se utilice.

Otro peligro potencial para el PNV-57E (y para nuestros ojos) es la exposición a fuentes de luz demasiado intensas. Desde luego no parece buena idea salir de paseo con ellas puestas a mediodía pero, por lo que he leído en un par de fuentes, el sistema cuenta con protección para evitar dañar tanto el aparato como al usuario y se desconecta en presencia de luz fuerte. No es algo que me haya atrevido a probar directamente pero en una ocasión, sacando fotos a través del visor ¡olvidé quitar el flash! Y mira que me repetía una y otra vez que tenía que recordar quitarlo siempre :-) Afortunadamente parece que es cierto que cuenta con esa protección y que yo sepa, ni se inmutó y continúa funcionando con normalidad. Igual que en el caso de la polaridad, es lógico pensar que los ingenieros que diseñaron este equipo pensarían en ello. Pero bueno… tampoco conviene abusar ;-)

En cuanto a farolas, focos de vehículos, y otras luces artificiales que podemos encontrarnos en un paseo nocturno, brillan con bastante intensidad a través de los binoculares y es un poco molesto mirarlas fijamente; pero no suponen un peligro al menos mientras no te quedes mirándolas un buen rato.

¿Y cómo funciona un equipo de visión nocturna?

Lo cierto es que es misterioso el cómo consigue un aparato de estos permitirnos ver de noche, ver en condiciones de luminosidad tan escasa. Y, además, ¿porqué se ve verde? Sí, tal como en las películas y en los videojuegos, se ve de ese tono de verde que recuerda a los monitores de fósforo de cuando los ordenadores personales comenzaban a popularizarse… oh wait!

No vamos desencaminados :-D pero eso es solo la última fase. Los equipos de visión nocturna como este PNV-57E son amplificadores de luz: recogen a través de las lentes la que hay en el ambiente y la transforman y magnifican.

Detrás de las lentes del binocular o monocular hay un tubo de vacío y un foto-cátodo. Esto es un dispositivo hecho de materiales que por sus características químicas,  genera impulsos eléctricos en respuesta a la luz. O lo que es lo mismo, desprenden electrones al ser golpeados por los fotones que entran por las lentes.

Cascada electrónica en un poro de una placa MCP.

Cascada electrónica en un poro de una placa MCP (

Los electrones desprendidos por el foto-cátodo se dirigen hacia una placa circular a la que se aplica una gran diferencia de potencial o voltaje. Esta placa está perforada con numerosos canales microscópicos por los que pasan los electrones generados por el foto-cátodo. En ese ambiente de alto voltaje, el paso de estos electrones al rebotar en las paredes del orificio arranca a su vez más electrones de la placa que se proyectan también a través de los microcanales, amplificando de esta manera la emisión original del foto-cátodo.

Toda esta corriente de electrones viajando por los numerosos canales de la placa MCP (llamada así por sus siglas en inglés, Micro Channel Plate) acaba colisionando sobre una pantalla de fósforo de forma parecida a como ocurre en los tubos de rayos catódicos de los monitores monocromos de los que hablaba anteriormente. El proceso es el inverso al del foto-cátodo, ahora un flujo de electrones se transforma en una respuesta luminosa que es la imagen verdosa que vemos al mirar a través de nuestro PNV-57E, o de cualquier otro equipo similar más o menos moderno.

Al ser el flujo de electrones  que sale del MCP mayor que el que entra, la imagen generada por el fósforo es más clara (y monocroma) y de ahí que podamos ver en “la oscuridad”. Las comillas son porque, evidentemente, tiene que haber una cierta luminosidad o cantidad de fotones mínima que dispare el proceso.

A grandes rasgos este es el mecanismo de funcionamiento de un dispositivo de visión nocturna moderno, sin embargo hasta llegar a él hubo varios estados de desarrollo de la tecnología, o “generaciones”. Las distintas generaciones se diferencian en los avances técnicos que utilizan para amplificar la luz, lo que a su vez se traduce en diferencias en la calidad de visión, luminosidad mínima necesaria, nivel de amplificación y duración de los componentes.

Esquema de funcionamiento de un intensificador basado en un foto-cátodo y una placa MCP

Esquema de funcionamiento de un intensificador basado en un foto-cátodo y una placa MCP.

Generaciones de dispositivos de visión nocturna

Como tantos y tantos avances técnico-científicos a los que estamos acostumbrados hoy en día, la visión nocturna nace en el primer tercio del siglo XX y evoluciona a partir de la 2ª guerra mundial (lamentablemente).

Generación 0

Los primeros desarrollos se basan en luz infrarroja, o “luz negra” como se conocía entonces, son muy aparatosos y se enfocan al uso militar.  La idea básica es la explicada anteriormente, pero prescindiendo de la placa MCP: tenemos un foto-cátodo que reacciona a la luz infrarroja emitiendo electrones que se proyectan directamente sobre la pantalla fosforescente que a su vez genera la imagen en luz visible para el ojo humano.

black light telescope schema

“Telescopio de luz negra”

Los dispositivos que funcionan en base a este principio y por tanto necesitan de iluminadores IR para funcionar, se denominan activos y se encuadran en la Generación 0. En cierto modo son un poco absurdos: al fin y al cabo ¡necesitan un foco de luz, aunque ésta sea infrarroja, para poder ver de noche! Exactamente igual que el ojo desnudo: si quieres ver en la oscuridad, enciendes una bombilla :-) La ventaja es que en este caso usas una bombilla cuya luz nadie más que tú puede ver; por eso el principal desarrollo de esta tecnología se da en el ámbito militar, debido a la ventaja táctica que proporciona. Siempre, claro está, hasta que tu enemigo disponga de un dispositivo similar ya que entonces tu ventaja no solo se desvanece si no que es como si tuvieses un cartel luminoso justo encima de ti que le señala tu posición exacta.

Los alemanes fueron los primeros que fabricaron equipos de este tipo a partir de los años 30, primeramente para uso en blindados y más adelante, ya en las postrimerías de la 2ª guerra mundial y en muy escaso número, como dispositivos portátiles para francotiradores: el ZG 1229 Vampir.

Hermann Göring mirando a través de un ZG 1229 Vampir

Hermann Göring mirando a través de un ZG 1229 Vampir.

Se observa claramente el iluminador IR de gran tamaño situado en la parte superior. Evidentemente, el concepto de “portátil” no significa lo mismo que hoy en día, incluía unos cuantos kilos de baterías y venía a ser algo como esto:

Unidad Vampir completa

Unidad Vampir completa.

Generación I

El salto técnico que permite hablar de un cambio de generación respecto a los dispositivos anteriores, es el desarrollo de foto-cátodos más sensibles (de tipo S-20 frente al S-1 usado previamente)  que reaccionan ante la luz visible además de a la infrarroja. Por tanto, ya no es imprescindible el uso de reflectores infrarrojos y se puede operar con ellos en condiciones de iluminación natural de la luna y las estrellas.

No obstante, siguen siendo bastante aparatosos y no consiguen amplificación suficiente para ver bien en condiciones adversas (nubes, niebla…) o de luminosidad muy baja, como una noche de luna nueva, momentos en los que sería necesario un iluminador. El rango de ganancia está entre 200 y 1.000. En ocasiones, para conseguir mejores resultados se concatenan en serie varios tubos amplificadores de 1ª generación, como hace por ejemplo el 1PN34 NSPUM soviético.

Otro problema que presentaban es que se saturaban muy fácilmente ante los fogonazos y fuentes de luz potentes.

Esta generación de dispositivos comienzan a utilizarse sobre el terreno por los norteamericanos durante la guerra de Vietnam.

AN/PVS-2 Night Vision Sight “Starlight Scope”

AN/PVS-2 Night Vision Sight “Starlight Scope” de Generación I como los utilizados en Vietnam.

Generación II

De nuevo, un desarrollo tecnológico aplicado a la visión nocturna resulta en un sensible salto cualitativo respecto a todo lo anterior. En este caso, se trata de la introducción de la placa MCP, que presenta unas cuantas ventajas:

  • Mayor ganancia, hasta 20.000 veces.
  • Menor consumo de baterías, pueden funcionar más tiempo con baterías más pequeñas y de menor voltaje.
  • Mayor resolución y menos distorsión geométrica de la imagen.
  • Aumento del tiempo de vida útil del dispositivo.
  • Evitan la sobresaturación de la imagen debida a los fogonazos.

Se ve claramente que la MCP supone una mejora en todos los sentidos. Estos avances permiten además una reducción en el tamaño y la aparición de dispositivos portátiles, que pueden llevarse en una mano o montados en un casco en forma de binoculares para uso de pilotos de todo tipo de transportes, comandos, etc.

Binoculares AN/PNVS-5 portátiles de 2ª generación.

Binoculares AN/PNVS-5 portátiles de 2ª generación.

Contínuos desarrollos e investigaciones siguen mejorando el rendimiento y las características de la generación II, hasta llegar a un punto en que es difícil la comparación respecto a la generación siguiente. Por eso se pueden encontrar equipos señalados como Generación II+.

Generación III

Nace de la aplicación de foto-cátodos de un nuevo material, GaAs o arseniuro de galio, que los hace mucho más sensibles a la luz mejorando por tanto una vez más el nivel de amplificación y visibilidad nocturna. El constante devenir tecnológico conlleva mejoras también en la placa MCP.

Todas las ventajas presentes en la generación II se ven aumentadas: ganancia de hasta 50.000x, es posible utilizarlos de forma pasiva (sin iluminadores) casi en cualquier condición atmosférica, menor ruido y consumo eléctrico (algunos dispositivos funcionan con una pila AA de 1,5 voltios), mayor vida útil de los componentes, y mayor calidad y nitidez de imagen.

Igual que en la generación previa, nuevos avances han resultado en la aparición de una Generación III+ conocida también como Omnibus-VII.

——————————————————————————–

En resumen, creo que el PNV-57E es una muy buena opción de entrada bien como pieza de coleccionismo, bien como equipo de visión nocturna a nivel de aficionado ocasional y para usos lúdicos. Rendimiento decente, precio asequible (al menos dentro del tipo de aparatos del que estamos hablando) y con una historia y estética que lo hacen muy interesante :-)

Publicado 11 febrero, 2012 por bravido en Coleccionismo

Etiquetado con , , , ,

5 Respuestas a “PNV-57E (ПНВ-57E), las gafas de visión nocturna del tanquista ruso

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Pingback: Mira telescópica de visión nocturna NSPU 1PN34 « La cachimba

  2. Hola, tengo el mismo modelo con caja transportadora metalica original en buen estado y me interesa venderlo. Sabes a quien podria interesarle?

    Yessica Aguilera
  3. que buen post!! gracias, me encantaria tener uno!!

  4. Muy buen post.
    Yo tengo el mod.pnw 57,creo que un pelin mas viejo.
    Viene en caja de madera y trae como una linterna de mano a parte(supongo por si no hay nada de luz).
    Funcionaria de la misma manera ?
    Un saludo.

    • ¡Gracias Iñigo!

      El PNW-57, por lo que he leído en varios sitios, funciona también con 12 voltios, así que podrían funcionar de la misma manera en la que utilizo mi PNV-57E. Por ejemplo en el siguiente enlace dan bastantes detalles, en castellano, del modelo que tú tienes (o uno muy parecido, ya que hay versiones ligeramente diferentes según los países de origen):

      http://upcustoms.foroactivo.com/t7-gafas-de-vision-nocturna-pnw-57

      La linterna probablemente será una fuente de luz infrarroja, ya que el PNW-57 es de generación 0, es decir, no amplifica la luz visible, solamente hace que la luz infrarroja sea visible para nuestros ojos.

      Saludos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: