Leído: Flores para Algernon (Flowers for Algernon), Daniel Keyes, 1959   Leave a comment

Flowers for Algernon . daniel KeyesHe terminado de leer esta breve y maravillosa novela hace un par de días y todavía me ronda a ratos por la cabeza: no es de aquellas que se leen y se olvidan al momento. Publicada originalmente como un relato corto en 1959 y ampliada años más tarde por su autor, es una de las más originales y emotivas de ciencia-ficción que he leído en mucho tiempo.

El formato que Daniel Keyes da a la historia, una especie de diario, y su talento para transmitir de forma creíble los pensamientos y sensaciones del protagonista en cada una de las fases de su evolución, son para mi las claves que han conseguido que llegase a tomar tanto cariño al personaje y a comprender y compartir su angustia y su determinación ante los distintos acontecimientos que se van sucediendo.

Charlie Gordon, el protagonista, es un chico retrasado que ha sido seleccionado para ser el primer sujeto de una nueva técnica quirúrgica y farmacológica, que promete multiplicar su capacidad intelectual y no solamente le sacará de su estado mental deficiente, sino que promete incluso elevarlo muy por encima de la media.

Charlie tiene 32 años, trabaja en una panadería, acude a una escuela para adultos y sueña por encima de todo con volverse “listo” y “normal”, para que los demás le quieran y especialmente su madre, que lo rechazó de joven y lo internó en un asilo. Cuando a través de la profesora de su escuela tiene la oportunidad de ser el elegido para la operación, acepta sin dudarlo. La técnica ha sido probada anteriormente con éxito en ratones, y una de las múltiples pruebas que le hacen es precisamente competir con el más listo de ellos, llamado Algernon, en la resolución de un laberinto. A lo largo de toda la historia, Algernon se convertirá en el compañero de Charlie, su único igual en cierto modo. En el comportamiento del pequeño animal le dará pistas sobre el camino que él mismo seguirá después, como consecuencia de la alteración de su cerebro.

Todo este proceso lo vamos conociendo a través de las propias palabras de Charlie, que ha comenzado a escribir informes sobre todo lo que le pasa por la cabeza por indicación de los doctores, que pretenden así documentar su evolución. Al principio el lenguaje es infantil, inocente, lleno de faltas de ortografía pero también lleno de esperanza en un futuro mejor. Es fácil simpatizar enseguida con el protagonista, quien no entiende muy bien qué van a hacerle, pero que solo quiere mejorar para obtener la aceptación de las personas “normales” que le rodean.

A través del mismo medio, sus informes de progreso, pronto asistimos al despertar intelectual de Charlie tras la operación. Lento y decepcionante al principio pero creciendo exponencialmente con el paso de los días y las semanas. Todo ello se ve reflejado no solo en lo que se relata, también en el cómo, en el lenguaje utilizado por Charlie al escribir sus informes: ortografía, vocabulario, nuevas expresiones, pensamientos cada vez más agudos e intuiciones más sutiles.

Pero la nueva inteligencia traerá aparejada una mayor conciencia de sí mismo y de los demás, y una comprensión de su pasado, marcado desde siempre por su deficiencia psíquica. También todo un nuevo universo emocional y situaciones que no resultarán nada sencillas de controlar en tan corto espacio de tiempo.

Como decía antes, todo esto es relatado de una forma brillante y muy creíble. Como quizás podamos haber sospechado, la nueva inteligencia de Charlie no le hace más feliz ni le acerca más a aquellos que le rodean, como él esperaba al principio de todo. Se plantean cuestiones muy interesantes, ¿cuánto ayuda la inteligencia, digamos académica o analítica, a que vivamos mejor y más felices? ¿es mucho mejor la vida del Charlie Gordon listo que la del retardado? ¿a los ojos de los demás, es más o menos persona según su nivel de inteligencia? ¿Cuál es el precio del conocimiento de unos mismo?

Para mi, una de las lecturas más gratificantes del último año, de esas que te hacen soltar una lagrimilla cuando las terminas 🙂 Buena suerte, Charlie.

Anuncios

Publicado 21 febrero, 2013 por bravido en Libros

Etiquetado con , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: