Detector de minas terrestres soviético IMP (ИМП)   4 comments

Una de las armas más crueles inventadas por el hombre son las minas antipersona. Estos malévolos dispositivos están a menudo diseñados no para matar, si no para herir y mutilar al infortunado que las pise, ya que  un herido genera más gasto y esfuerzo logístico al enemigo. Por añadidura, su efecto es totalmente indiscriminado: una vez se planta y activa una mina, no hay manera de saber quién se encontrará con ella: civil o militar, niño o adulto. En muchas zonas del mundo la población civil sufre las terribles consecuencias de campos de minas plantados tiempo atrás durante algún conflicto.

En distintos momentos de la historia se inventaron y utilizaron dispositivos explosivos que podrían designarse como minas terrestres: la antigua China, Edad Media europea (se señala a un español, Pedro Navarro, como el creador de la primera mina terrestre europea), Guerra de Independencia Norteamericana, etc.

Como es de esperar el desarrollo de las minas terrestres (tanto antitanque como antipersona) evoluciona y se masifica al compás de los grandes conflictos mundiales del siglo XX hasta llegar al concepto de mina de hoy en día. Paralelamente se van desarrollando medidas para contrarrestar la efectividad de estas armas. Uno de los primeros métodos modernos es la detección mediante un dispositivo detector de metales como el que se muestra a continuación:

Unidad IMP

Unidad IMP con número de serie 06046582

IMP (ИМП, Миноискател Индукционный Полупроводниковый o Detector de minas por Inducción Transistorizado) es el increíblemente original nombre de este modelo de detector de minas soviético desarrollado a principios de la década de 1970. Es el sucesor de una saga de detectores soviéticos iniciada durante la Gran Guerra Patriótica con la serie ВИМ (VIM) (ВИМ-203, ВИМ-203м, ВИМ-625, ВИМ-625м y ВИМ-625в) y continuada con el УМИВ-1 (UMIV-1) años más tarde, en los 50. El IMP supone un salto cualitativo ya que es el primero que – como su nombre indica – utiliza transistores en su circuitería para sustituir a las válvulas de vacío usadas en sus antecesores. Esto implica un menor consumo de energía y una reducción en el tamaño del aparato.

Una unidad IMP completa se compone de los siguientes elementos:

IMP recogido en su maleta de transporte

IMP recogido en su maleta de transporte

  1. Maleta de transporte.
  2. Unidad amplificadora y de control.
  3. Sonda.
  4. Auriculares TA-56M.
  5. Pértiga desmontable en secciones.
  6. Bolsa del operador.

La unidad amplificadora se coloca en la bolsa del operador. A ella se conectan tanto los auriculares como la sonda. Las secciones de la pértiga se atornillan entre sí y a la sonda, para formar una vara extensora que permite al operador sujetar y mover la sonda sobre el área a explorar.

Unidad IMP montada y lista para operar

Unidad IMP montada y lista para operar

La sonda se desplaza sobre el terreno tratando de cubrir el  máximo posible y sobre todo, no dejando ninguna parte sin rastrear ¡Cualquier fallo puede ser fatal! El operador puede optar por desplazarse en posición vertical o tumbado, según las circunstancias, como por ejemplo encontrarse o no bajo fuego enemigo.

Posiciones del operador

Posiciones del operador

La operativa es bastante sencilla. Una vez montado el detector, el operador se cuelga la bolsa con el amplificador cruzada sobre el pecho mientras sujeta la pértiga con la sonda en un extremo de manera que ésta quede a escasos centímetros del suelo y paralela a este (la inclinación de la sonda respecto a la pértiga es ajustable). Se coloca los auriculares y acciona el interruptor de encendido situado en el amplificador.

Comenzará entonces a escucharse un pitido continuo en los auriculares. Los controles del amplificador deben manipularse de forma que, manteniendo la sonda lo más alejada posible de cualquier objeto metálico (incluyendo el amplificador), el pitido desaparezca por completo o al menos se reduzca a la mínima expresión posible.

Ahora el detector ya está listo para comenzar la exploración. Cuando la sonda pase sobre un objeto metálico enterrado a una profundidad dentro del alcance del aparato, el pitido volverá a ser audible en los auriculares, tanto más cuanto más cerca se encuentre la sonda de él, o mayor sea su tamaño. El IMP está capacitado para detectar minas antitanque hasta una profundidad máxima de hasta 70 cm., y objetos más pequeños como minas antipersona hasta 12 cm.

Originalmente el IMP se alimenta de 4  baterías de tipo 373, que son el equivalente soviético de nuestras pilas de 1,5 voltios de tipo D. En esta ocasión, no supondrá ningún problema suministrar la energía necesaria a nuestro viejo cacharro 🙂

Panel de controles del IMP

Panel de controles del IMP situados en la unidad amplificadora

Los controles del detector son muy simples y se detallan a continuación:

  1. Conector de la sonda (con tapa protectora colocada).
  2. Conector de los auriculares.
  3. Interruptor de encendido.
  4. a, b, c y d: controles de ajuste del balance. Manipulando estos controles se consigue reducir el pitido generado por el detector a cero, quedando este entonces equilibrado y preparado para su uso. En primer lugar se realiza un ajuste con ayuda de un destornillador de los tornillos 4a y 4c hasta reducir el pitido al mínimo posible. A continuación, se realiza un ajuste fino girando los mandos 4b y 4d hasta que el pitido desaparezca completamente.

¿Cómo funciona un detector de metal?

Poder detectar un objeto de metal que está enterrado en el suelo u oculto o encastrado dentro de otro objeto es algo un poco como de magia. Y en cierto modo, así es, ya que el funcionamiento de un detector de metal esta basado en aprovechar uno de los fenómenos más “mágicos” y a la vez cotidianos de la física: el electromagnetismo.

Sabido es que una corriente eléctrica genera un campo magnético asociado a ella, estático en el caso de una corriente continua, y variable en caso de una corriente alterna. A su vez, sabemos también que un campo magnético variable es capaz de producir una corriente eléctrica en un cuerpo conductor que se encuentre expuesto a dicho campo: es lo que se conoce como inducción electromagnética, y también funciona en el caso de un campo magnético estático y un conductor que se mueve dentro de él.

detect-300x197Gracias a una ingeniosa combinación de estos fenómenos se hace posible la detección de los objetos metálicos. Un diseño de detector de metal común consta de dos bobinas con núcleo de aire: una de ellas es transmisora y la otra receptora (en el caso del IMP, consta de una bobina transmisora y dos receptoras situadas en la sonda tubular). Cuando el aparato está en marcha, se hace circular una corriente alterna por la bobina transmisora y por tanto se genera un campo magnético alterno o variable.

Cuando un objeto metálico – una moneda por ejemplo – entra dentro del campo magnético creado por el transmisor, se generan en aquél corrientes eléctricas inducidas (corrientes de Foucault o eddy currents en inglés). A su vez, estas corrientes generan su propio campo magnético asociado, y es aquí donde entra en juego la bobina receptora, en la que se producen a su vez corrientes inducidas por el pequeño campo magnético del objeto metálico. Corrientes que son recogidas y amplificadas por la circuitería del aparato y transformadas habitualmente en una indicación sonora (pitido en unos auriculares) y/o visual (movimiento de una aguja en un dial o indicador en una pantalla), y es de esta manera como conseguimos reconocer la presencia de metales ocultos.

Aún queda un obstáculo importante a superar para que este ingenioso esquema pueda funcionar en la práctica, y es que hay que anular la influencia del propio campo magnético de la bobina transmisora sobre la receptora, para que esta última recoja únicamente los campos, mucho más débiles, emitidos por los objetos metálicos a detectar. A esto se le llama equilibrio de induccion (induction balance) y se consigue por medios eléctricos o, usualmente, mecánicos, a base de colocar ambas bobinas teniendo en cuenta la geometría del campo de forma que el efecto neto del transmisor sobre el receptor sea cero. A lo largo de los años los diseños han ido evolucionado, surgiendo distintas técnicas para conseguir el balance. Este es el balance que se consigue en el IMP manipulado las ruedas y tornillos de control situados en la unidad amplificadora, como se vio anteriormente.

DetectorOperation

Una vez equilibradas correctamente ambas bobinas, cualquier campo magnético detectado por la receptora pertenecerá a un objeto metálico externo al detector.

Uso práctico y disfrute

Afortunadamente, en España no existen campos de minas ni necesidad de detectores, algo por lo que estar ciertamente aliviados. Incluso si no fuese así, la eficacia de un detector como el IMP se vería seriamente limitada: las cosas han cambiado mucho desde los años 70 del siglo pasado y ahora las minas se fabrican mayoritariamente en plástico, precisamente para evitar su detección por este tipo de aparatos (el nivel de hijoputismo no termina aquí: existen minas que detonan al detectar que están siendo buscadas, minas con sensores fotosensibles para estallar al ser desenterradas…).

No obstante el IMP no deja de ser un detector de metales como otro cualquiera, con lo que es posible utilizarlo como tal para usos lúdicos y recreativos. No cabe  esperar una eficacia y prestaciones de un detector moderno, pero desde luego funciona. Las playas son sitios ideales para probar un aparato como este y desenterrar todo tipo de “tesoros” ocultos.

Herramienta de la Edad de Bronce

Herramienta de la Edad de Bronce (*)


Restos de galeón pirata

Restos de galeón pirata (*)

(*)Obviamente, esto no es cierto 😀

En una playa suele haber una buena cantidad de pequeños objetos metálicos arrojados por el mar o (más habitualmente, por desgracia) los bañistas: latas y chapas de todo tipo, clavos oxidados, piquetas de tiendas de campaña… es lo más habitual,  conviene tener algo de cuidado para no cortarnos al desenterrar y manipular estos objetos.

Más que el valor de los objetos encontrados lo importante es el proceso de búsqueda: encontrar un simple clavo puede ser recompensa suficiente especialmente cuando se está probando si un aparato como este funciona de verdad, después de largos años de desuso y abandono en algún almacén de cualquier república ex-soviética. Así, si de vez en cuando aparece alguna moneda de unos pocos céntimos, es como si uno hubiese encontrado un auténtico doblón de oro 🙂

EL IMP es especialmente sensible a los metales ferrosos, y no tanto a otro tipo de objetos como monedas o hechos de aluminio. No obstante también es capaz de detectarlos, incluidos el oro y la plata, aunque no esperemos hacerlo si están enterrados más allá de unos pocos centímetros de la superficie. Hay que estar muy atento a la señal percibida por los auriculares, ya que el aumento de la indicación sonora puede ser bastante tenue en el caso de objetos pequeños como monedas o anillos. El tamaño sí importa, cuanto mayor sea mayor será la señal recibida y por tanto el pitido que escucharemos.

Algo imprescindible a tener en cuenta a la hora de utilizar un detector de metales es la legislación. En este país en el que los políticos son tan aficionados a prohibirlo todo hay que tener cuidado y saber bien qué podemos y no podemos hacer… aunque la legislación vigente no es completamente clara al respecto. Yo he intentado recopilar información al respecto en internet y no tengo una respuesta definitiva sobre el tema pero hay algunas cosas claras.

Lo primero que hay que saber es que nada de buscar en (ni siquiera cerce de) yacimientos o zonas declaradas de interés arqueológico ya que, sencillamente, se te puede caer el pelo, incluyendo posible pena de cárcel.

Zonas urbanas, parques y recintos públicos, excluidos.

En caso de querer rastrear en una finca privada, contar con la autorización previa del dueño por supuesto.

Para el resto de zonas de dominio público, montes, playas, etc. hay que remitirse a la legislación de la Comunidad Autónoma o local. Al ser inexistente o difusa en muchas ocasiones se propicia la discrecionalidad por parte de las autoridades a la hora de permitir o sancionar el uso del detector. En principio, buscar en las playas es legal pero no siempre, por ejemplo en la provincia de Sevilla está completamente prohibido el uso. En definitiva: lo mejor es preguntar en el Ayuntamiento de la localidad, o a la Guardia Civil; o averiguar si existe en la zona alguna asociación de detectoaficionados que a buen seguro serán quienes mejor conozcan el estado de la cuestión en cada sitio. En algunos casos será necesario solicitar una licencia que podrá ser más o menos restrictiva… como se ha dicho todo depende de la buena (o mala) voluntad por parte de las autoridades en cada caso.

Al final del post se incluyen los enlaces que he consultado sobre esta materia.

———————————————————————-

RECURSOS

Anuncios

Publicado 31 julio, 2013 por bravido en Coleccionismo

Etiquetado con , , , ,

4 Respuestas a “Detector de minas terrestres soviético IMP (ИМП)

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Jojojo dentro de nada te vemos por las playas de Ejpaña buscando tesoros.

    MGAC_PLANES_CLIENTES
  2. Hola, también poseo este detector. Forma parte de una equipación de ingeniero que con paciencia he ido haciéndome.

    Cuando llegó el mío, todo el compartimento de baterías estaba corroído, ya que seguramente lo habían almacenado con ellas dentro y se habría derramado el electrolito. Partes de la chapa interna y cables de conexión a bornes estaban muy deteriorados.

    Tras desmontarlo, neutralizar restos de ácido, limpieza a conciencia y reconexionado del clrcuito, fue darle tensión de nuevo y funcionar a la primera. El tropicalizado del circuito electrónico había protegido eficazmente a los componentes.

    Excelente artículo!

    • Gracias Scout, muy interesante! Yo tuve suerte y el mio venía casi de fábrica. No lo he sacado mucho de paseo pero un par de veces sí que lo he llevado al monte y a la playa.

      ¿Qué más cosas forman parte de esa equipación de ingeniero, si te apetece compartirlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: